“Que el deseo de estar rodeado de lo bueno, lo amoroso y lo bello vaya naciendo poco a poco en tu interior, una vez enfoques tu vida en ser, en Ser lo que Eres. Y ya sabes lo que Eres, ¿verdad?” (Jave)

Podíamos hacer una encuesta de opción SI o NO. Aunque creo que ni siquiera hace falta. La respuesta es SI. A los humanos nos importa mucho más tener que ser.
La siguiente pregunta es ¿y eso va en nuestro beneficio o perjuicio? Ahí es donde se abriría un abanico de respuestas. Yo os voy a dar la mía.

Si me importa más el tener, estaré más preocupado de tener cosas. Tal como está montado el mundo, para mí entonces será una prioridad comprar todas las cosas que quiero tener por encima de disfrutar de las cosas que me ayuden a ser más yo. Bueno, y preocuparme por tener también cosas que no se pueden comprar. Tener una pareja en lugar de ser una pareja, tener unos hijos en lugar de ser padre/madre de unas personas que te acompañan en el camino -y que además son unos maravillosos maestros en tu propio camino, pues no hay mejores maestros para tu crecimiento que tu pareja y tus hijos-, tener unos amigos en lugar de ser amigo de otro. Lo mire por donde lo mire el error de propósito es grande, además en ambos casos.

Y esto es lo que probablemente todos vemos qué pasa en la sociedad. Y seguramente, nos parezca que no es un buen enfoque para el propósito ser feliz. Y tal vez, desearíamos que la sociedad fuese distinta. Y qué todos nos preocupáramos de ser más que de tener. Por qué probablemente, como sociedad seríamos más felices, más dichosos, más coherentes con nosotros mismos. Y ante esto, lo que puede nacer en nuestro interior sea un “bah, imposible, a la gente no la cambia ni dios”.
Pero no se trata de eso. No se trata de cambiar a la sociedad. No se trata de cambiar a nadie. Cada uno sigue su camino, y te aseguro que cada uno sigue exactamente el camino que debe seguir.

Lo único que puedes cambiar es tu prioridad, tu propósito. Y eso lo puedes hacer desde ya, pide al Ser, a Dios, a Cristo, al Espíritu Santo, a la Vida, a la Energía, a la Luz, pide qué te ayude a que tu propósito sea Ser. Ser lo que eres, y que siempre esto esté por encima del tener, por encima de todo. Que el deseo de tener algo venga del convencimiento de que eso te va a ayudar a ser más lo que tú eres. Que el deseo de tener una pareja, un amigo/a, un hijo/a venga del deseo de realizarte como lo que eres, y así ser más lo que eres. Que el deseo de ser feliz esté bien enfocado en aquello que sabes, de corazón, que va a sumar cosas para que seas feliz, del propósito de ser lo que eres.

Imagen de Hans Braxmeier en Pixabay

Publicado por Jave

Soy estudioso en profundidad de UCDM y de LVDM, además soy monitor de Atención Plena o Mindfulness.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: