Cuando una cámara está mal enfocada, por muy bonito que sea el paisaje que quieres fotografiar, no saldrá una foto buena. Igualmente te pasa en tu vida cuando no estamos enfocados en el Amor (Jave)

Cuando una cámara está mal enfocada, por muy bonito que sea el paisaje que quieres fotografiar, no saldrá una foto en condiciones, sino, más bien una foto en la cual ni siquiera se pueda visualizar lo que quieres transmitir.

Igualmente, te pasa en tu vida. Muchas veces vives experiencias que te resultan incómodas porque no estás bien enfocados. En lugar de ver lo precioso que hay en el despliegue de la experiencia, te empeñas en juzgar a la situación o a cada uno de los actores de la historia, y eso te hace perder perspectiva, estar desenfocado. Esto hace que inventemos en nuestra mente una experiencia muy distinta a la que se está desarrollando. Esto hace que te resistas a lo que te viene. Esto hace que nazca el sufrimiento, en lugar del simple gozo de estar vivo y expresarte junto a la experiencia de una forma armónica y amorosa.

Recuerda siempre, que no tienes ni idea de lo que está ocurriendo. Así que deja que la vida se despliegue, y tú, no la juzgues, vívela, siéntela, disfrútala. Deja que ella, la vida, siga ocurriendo mientras tu, con gozo, la disfrutas.

Imagen de Máté Markovics en Pixabay

Publicado por Jave

Soy estudioso en profundidad de UCDM y de LVDM, además soy monitor de Atención Plena o Mindfulness.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: