Hola soy la pena, y tengo algo que decirte; me permites, solo será un momento

Pues eso. Hoy he pensado en transformarme en una emoción de esas que llamamos «negativas», de esas que no nos gusta sentir, de esas que consideramos «malas», y he pensado en lo que le gustaría decirte a ti, y me ha nacido lo siguiente (para simplificar, voy a considerar que soy una emoción que te trae pena, aunque puedes cambiar la palabra pena por tristeza, por ira, por infravaloración, por …)

«Querida alma, soy la pena. He venido hasta ti para que me sientas. Soy igual de digna que mi amiga la alegría. Sí, somos amigas. Las emociones somos todas iguales entre nosotras. Nadie se siente mejor que nadie. Eso solo ocurre cuando tú enjuicias si te gusta o no la emoción que viene a ti. Ahí es donde empieza tu proceso de sufrimiento, eso lo veo con claridad. Si me recibieras exactamente igual que recibes a mi amiga la alegría, yo estaría un rato contigo y me marcharía dejándote en tu calma y tu paz, sin quitarte un ápice del amor que eres mientras estoy contigo. Pero te resistes a sentirme, y entonces tu mente pensante, tu ego, se hace dueño de tu resistencia y te hace sufrir. No soy yo la que te hace sufrir, es tu ego el que lo hace, cuando te separa de mi, trayendo el pensamiento de resistencia, que es la que te hace sentirme muy mal. Desde los albores de los tiempos tu decidiste crearme para sentirme. Decidiste que la pena existiera para comprobar qué sentías cuando venía en un instante concreto hacía ti. Durante un largo periodo de tiempo, venía, me sentías, me iba y todo era perfecto. Entonces estabas segura de que lo eras, estabas segura de que eres un Espíritu maravilloso, y no había ningún problema en sentirme. Pero cuando te empezaste a identificar con el personaje y te olvidaste de ser el Espíritu que eres, es cuando decidiste escuchar al ego y dejar que te hiciera sufrir. Hazte un favor alma mía, siénteme y déjate inundar por mí cuando vengo a ti. No te resistas a ello, solo vengo un ratito efímero a estar contigo. Cuando me sientas, no te resistas, no me enjuicies como mala, no me pongas etiqueta, déjame expresarme tal como venga. Y verás como así, todo será perfecto. Te quiero alma mía».

imagen de freepik.es

Publicado por Jave

Soy estudioso en profundidad de UCDM y de LVDM, además soy monitor de Atención Plena o Mindfulness.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: