En el mar de Galilea, un poema de Ryo Kono

Perfume de nardos en su mirada
bajo el cielo azul.
El silencio se hace mar entre ambos:
es una eternidad creciente,
un anhelo limpio
que viste de luz el cielo.
Lo saben,
conocen su camino,
saben que el tiempo es frágil,
que el deber apremia,
que no hay ningún mañana.
Y a pesar de todo,
se ven el uno al otro
y se aman en el mar de Galilea.
Lo saben,
saben que llegará la última cena
y la noche de plata en el olivar:
amargo destino el suyo
cuando se alce la voz errada,
la locura se abra paso
y el odio tenga lugar.
Y a pesar de todo,
se miran;
no cabe mayor complicidad en una mirada.
Sus labios sellan su secreto:
sea hasta el final,
cuando el gallo cante tres veces
para negar la alborada,
el pan se haga látigo,
y el vino, corona de espinas.
Perfume de nardos en su mirada
bajo el cielo azul:
quién supiera decir hoy
dónde estaría el mundo
de no haber sido ella,
junto a él,
clavada en la Cruz.

Publicado por Jave

Soy estudioso en profundidad de UCDM y de LVDM, además soy monitor de Atención Plena o Mindfulness.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: